HAMBRE EMOCIONAL

La sensación de hambre se presenta en dos formas: la fisiológica y la emocional. La primera corresponde a cuando el cuerpo nos pide energía, sin embargo, la segunda no está ligada a una necesidad energética. Esta segunda se desencadena a partir de sentimientos como el estrés, la tristeza o el aburrimiento. Además, durante un episodio de hambre emocional cambian las preferencias alimentarias favoreciendo el consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares ya que estimulan el sistema de recompensa del cerebro provocando una corta sensación de placer. Este tipo de alimentación está condicionada por nuestros genes y al estar asociada a un exceso energético repercutirá negativamente en nuestro peso.

Made of Genes estudia estos y otros parámetros genéticos y bioquímicos para ofrecerte un asesoramiento único en salud personalizada

Made of Genes ONE

ESTUDIO COMPLETO

Made of Genes FOCUS

Carrito de compra
Ir arriba