La vitamina C es una molécula hidrosoluble relacionada con una mejora de la función del sistema inmunitario, ya que interviene en varias funciones celulares de la respuesta innata y adaptativa. Puede disminuir el riesgo a sufrir ciertos tipos de infecciones y por ello se recomienda mantener unos niveles adecuados. Al contrario de lo que ocurre en la mayoría de los mamíferos, los humanos no somos capaces de producir esta vitamina por nosotros mismos, por lo que dependemos de la alimentación y de su correcta absorción para garantizar un aporte adecuado. Su absorción a nivel intestinal se puede ver condicionada por determinados factores genéticos individuales, afectando a los niveles plasmáticos.

Carrito de compra
Ir arriba