FORMACIÓN DE
TROMBOS

Realizar ejercicio y pausas activas, cuidar de los hábitos alimenticios e incluir algunos nutrientes como una ingesta adecuada de vitamina E dentro de nuestra dieta, puede ayudar a reducir las probabilidades de presentar trombos, especialmente en aquellas situaciones con un riesgo elevado, como por ejemplo periodos de inmovilidad. La vitamina E es un nutriente liposoluble con múltiples funciones dentro del organismo. Entre ellas, ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y evitar la formación de coágulos de sangre en su interior. Variantes genéticas aumentan el riesgo de tromboembolismo venoso, por lo que la adaptación del consumo de vitamina E según el perfil genético puede ser una buena medida de prevención.

Made of Genes estudia estos y otros parámetros genéticos y bioquímicos para ofrecerte un asesoramiento único en salud personalizada

Made of Genes ONE

ESTUDIO COMPLETO

Made of Genes FOCUS

Carrito de compra
Ir arriba