La aterosclerosis se caracteriza por el acúmulo de placa, formada por grasa o colesterol, en el interior de las arterias. La placa, que puede formarse por estados de inflamación crónica o alteraciones en los niveles de colesterol o triglicéridos, obstruye las arterias y dificulta e impide la llegada de la sangre al organismo. Los ácidos grasos omega 3 pueden reducir los niveles de inflamación y mejorar los valores de estos parámetros, por ello su consumo se ha relacionado con un menor riesgo de problemas cardiovasculares. La necesidad de estos ácidos grasos depende de la tendencia para desarrollar estados inflamatorios crónicos y del efecto que tienen sobre la mejora del perfil lipídico.

Carrito de compra
Ir arriba